Arxius | Articles RSS feed for this section

L’ordenança de civisme no funciona. La regulació de la prostitució tampoc.

25 nov.

* Document remès a la Junta de la FAVB, de la part d’una companya de la nostra Plataforma. Novembre 2015.

1. L’ordenança de civisme no funciona. La regulació de la prostitució tampoc.

L’Ajuntament de Barcelona hauria de meditar més la seva política abans d’embarcar-se en una dinàmica de regularització de la prostitució. Fa pocs dies, Bcomú se sumava a una iniciativa de C´s que propugnava establir una normativa municipal sobre l’exercici de “la prostitució voluntària”. Avui, la Síndica de Greuges s’apunta al cor dels qui reclamen aquesta regularització. Sempre, això sí, invocant “els drets de les dones”, “les condicions d’higiene” o fins i tot “la dignificació de la prostitució”. I, per descomptat, instant a la sempiterna distinció entre prostitució i tracta, entre “dones lliures” i “forçades”. No poden existir drets de les dones sotmesos als privilegis dels homes. I la prostitució constitueix, essencialment, un privilegi ancestral masculí. A l’ombra del reconeixement de la prerrogativa d’imposar a les dones relacions sexuals no desitjades, no és possible instituir cap sistema de drets: en aquesta relació de desigualtat, la dona deixa de ser un subjecte de dret, es veu deshumanitzada i esdevé “objecte”, mercaderia.

2. Des d’aquest punt de vista, la distinció entre prostitució “lliure” i “forçada” no té cap sentit. La regularització del comerç sexual significa normalitzar l’existència d’una reserva de dones – permanentment renovada – a disposició dels capricis sexuals dels homes. Cap societat democràtica avançada pot tolerar l’existència d’una “zona grisa” de suspensió dels drets humans.

“Podem “distingir” perfectament la trata de la prostitució pròpiament dita, però no podem separar-les”

3. D’una altra banda, qui ha de fer aquestes distincions? Els consumidors de sexe de pagament no les fan pas. Hi ha trata perquè hi ha demanda, i cal abastir un mercat d’éssers humans. Podem “distingir” perfectament la trata de la prostitució pròpiament dita, però no podem separar-les.

Continua llegint

Per una política feminista abolicionista de la prostitució

23 nov.

Article publicat -en una versió més curta- a la revista La Veu, de Poble Lliure, número 1, abril 2015.

laveu-01 (2) (glissé(e)s)

“Dir que les dones tenen el dret de vendre’s
és amagar que els homes tenen el dret de comprar-les”
Françoise Héritier (antropòloga francesa)

La prostitució és una institució social que està envoltada per un munt de mites. Mites que encobreixen la tragèdia que significa que un ésser humà en compri un altre (en la majoria dels casos una altra). Mites [1] com el fet de pensar que la prostitució reglamentada és més segura per a les persones que l’exerceixen; el mite que la prostitució no causa cap dany en ella mateixa sinó segons les condicions en les quals s’exerceix; el mite sobre la no correlació entre la trata d’éssers humans amb finalitats d’explotació sexual i la prostitució; el mite de la prostitució com “un treball com un altre”, com una a “llibertat sexual”, i un llarg etc.

Fer de la prostitució un simple debat intel·lectual és un problema, perquè com digué la feminista nord-americana Andrea Dworkin (2007), supervivent de la prostitució: “la prostitució no és una idea. És la boca, la vagina, l’anus penetrats normalment per un penis, a vegades per les mans, a vegades per objectes, penetrats per un home i un altre i encara un altre i encara un altre i encara un altre. Vet aquí el què és” [2]. La prostitució, com la violació, no són respostes a un “desig masculí irreprimible”, són la punta del iceberg del menyspreu i la hostilitat dels homes cap a les dones en el sistema patriarcal. La sexualitat de la prostitució, com la sexualitat de la violació, són formes violentes de sexualitat [3]. I és el dany que es provoca a l’altra que suscita l’excitació sexual: és l’erotització de la dominació. Els homes van de putes per a reforçar la seva identitat masclista, per a marcar els seus privilegis masculins [4]. Si la prostitució fos “empoderadora” per a les dones, els homes hi estarien en contra.

L’abolicionisme és el projecte de societat sense prostitució, però no és de cap manera un projecte contra les prostitutes, al contrari. L’abolicionisme diu « contra la prostitució però amb les prostitutes », de la mateixa manera que l’esquerra radical (marxista) diu « contra el capitalisme però amb la classe treballadora ». Les abolicionistes no volem « abolir les prostitutes », les abolicionistes volem abolir el privilegi que significa imposar una relació sexual a través dels diners, el fet que un de cada quatre homes de l’Estat espanyol ha comprat una dona alguna vegada a la seva vida, una de les estadístiques més elevades de tota Europa [5].

Escoltar la veu de les supervivents de la prostitució

En el nostre país hi ha una veu que encara no és visible: la de les supervivents de la prostitució. Per què no les escoltem? Si les escoltessim, molts dels mites que asseyalem caurien pel seu propi pes. Arreu del món moltes d’elles han alçat la veu per a denunciar l’experiència devastadora de la prostitució a les seves vides: són Rosen Hircher a França, Rachel Moran a Irlanda, Nelly Arcan al Quebec, Evelina Giobbe als EUA que fundà Whisper (Women Hurt in Systems of Prostitution Engaged in Revolt), Rebecca Mott a Anglaterra, Trisha Baptie al Canadà, fundadora de EVE (Formerly Exploited Voices Now Educating), els grups Survivors Connect Network o PRIS, Prostitutes’ Revenge In Society, i un llarg etcetera.

Partint d’aquests testimonis i de les avaluacions dels diferents models legals, nosaltres diem no a la banalització de la prostitució, no a la reglamentació, no a la defensa que certs grups progressistes fan de la prostitució com una opció vàlida (però sempre “per a les altres”, mai per a un/a mateix/a). Nosaltres diem sí al plaer i al desig compartit, perquè la prostitució és exactament el contrari de l’alliberament sexual. Nosaltres diem ben fort, com les companyes canadenques: “Volem més per a les dones prostituïdes i volem més que la prostitució per a les dones”.

Sans titre.png

Des del Tribunal Suprem d’Ottawa, la campanya “Volem més per a les dones” (Volem més que la prostitució per a les dones – Volem més per a les dones prostituïdes), coalició feminista abolicionista. En alguns cartells posa:“Criminalitzeu els prostituïdors, no les dones”, “Els bordells venen racisme” “Dones indígenes contra la indústria sexual”, “Coalició de dones asiàtiques per acabar amb la prostitució”

La prostitució a la intersecció del patriarcat, del capitalisme i del racisme

Continua llegint

Entrevista amb Sonia Sánchez

11 nov.

Publicada al setmanari La Directa, entrevista realitzada per Àlex Romaguera.Sonia Sánchez

“Un escándol de drets humans” – article de Kat Banyard (@KatBanyard)

30 oct.

1oUhrRYwKat Banyard és autora de “L’Estat Proxeneta” (Pimp State, pròxima publicació el 2016) i “The Equality Illusion: The Truth about Women and Men Today“. Co-fundadora i directora del grup feminista UK Feminista: http://ukfeminista.org.uk/about/

“La Vicepresidenta de un grupo que oficialmente aconseja a un organismo de la ONU en su política de prostitución fue encarcelada a principios de este año por tráfico sexual. ¿Por qué Amnistía Internacional está dispuesta a adoptar sus propuestas políticas?

El jueves 12 de marzo 2015, Alejandra Gil , de 64 años de edad, fue condenada en la Ciudad de México por trata a quince años de prisión. Gil controlaba una operación de proxenetismo que explotaba a alrededor de 200 mujeres. Conocida como la “Señora de Sullivan”, fue una de los más poderosos “chulos” de la calle Sullivan, un área de la ciudad de México conocida por la prostitución. Gil y su hijo estaban relacionados con redes de trata de personas en el estado de Tlaxcala – “epicentro de la trata sexual” de México.

Continua llegint

Sonia Sánchez, exprostituta: “Digo puta porque no maquilla la violencia sexual y los abusos”

21 oct.

Entrevista publicada al diari 20 minutos (17.10.2015).

La autora del libro “Ninguna mujer nace puta“, Sonia Sánchez, se encuentra en España explicando que la prostitución, que ella ejerció en su país de origen, Argentina, es una forma de explotación y de violencia contra las mujeres y que por tanto no puede legalizarse como un trabajo.
En una entrevista, Sonia se define como superviviente de violencia sexual y le gusta usar el término “puta” en su conversación porque “no maquilla la violencia sexual y los abusos” que sufren las mujeres que ejercen la prostitución. Madre de un hijo, que ha educado desde el feminismo, Sonia, que tiene 50 años, no se cansa de relatar como a los 17 años decidió abandonar su pueblo, en la provincia de Chaco, para buscar trabajo en Buenos Aires, donde fue explotada sexualmente, como lo son cada año cuatro millones de mujeres en el mundo.
¿Cómo llegaste a la prostitución?
La prostitución llegó a mí a través del hambre, de la falta de trabajo, de una buena educación y de una vivienda, por eso pongo en cuestión al Estado y a los gobernantes. A mí me hicieron la puta de todos porque yo tenía mis derechos económicos, sociales y culturales violados y también por eso abusaron otros de mí.

Continua llegint

Sonia Sánchez: “Ningú no és puta per elecció”

21 oct.

Els estats toleren la violència de la prostitució, narra aquesta supervivent.

Sonia-Sanchez-en-las-Jornadas-_54438141296_51351706917_600_226

Sonia Sánchez en les Jornades Internacionals sobre Prostitució i Trata de Dones celebrades a Madrid el passat 15 d’octubre 2015.

Article original a La Vanguardia, per Cristina Sen (16.10.2015)

La prostitució és la submissió del tot. La violència física, econòmica, social, cultural, personal… és tanta que et converteix en un objecte d’ús i abús que només obeeix. El primer que fa és trencar-te com a subjecte de dret. Ningú no neix per ser puta; les dones que diuen que ho fan per elecció parlen realment per boca de l’home prostituent “.

Sonia Sánchez va néixer a la província de Chaco (Argentina) i als 17 anys se’n va anar a Buenos Aires per treballar com a dona de fer feines. La seva rebel·lia davant un sou misèrrim la va deixar al carrer. És ella la que parla sense embuts, la que traça aquest relat en què explica què li va passar després a la plaça Once de la capital argentina i al sud del país, com va sobreviure i, sobretot, la que hi posa la veu potent per retratar amb cruesa el que no és una feina, sinó un camp de concentració. És una tortura de la qual tota la societat és còmplice, i per això ha fet de la seva dura experiència un activisme compromès per intentar abolir la prostitució.

“Abans de ser la puta de tots de la plaça Once, vaig ser filla, germana, estudiant, adolescent”, explica. Ho va ser fins que un home lliurement va topar amb ella, quan feia mesos que vivia al carrer, sense diners, amb fred i amb por. La Sonia va ser explotada durant sis anys, i des d’en fa molts més, des que va tenir la força per mirar-se a si mateixa, ha decidit lluitar per intentar posar fi a un problema enquistat, tolerat, en què “els estats -subratlla- són els primers a violar els drets de les dones. Per acció o omissió, governants, senadors, l’Església, policies, les agències Internacionals… tota la societat n’és còmplice”. Hi ha una gran indústria, subratlla, amb les nostres vagines.

Continua llegint

“El ataque de la industria del sexo contra las feministas” Meghan Murphy

9 oct.
indexArticle de Meghan Murphy, periodista al Canada.
Traducció al castellà originalment publicada a Rebelión. Traduït de l’anglès per Sara Plaza.
Meghan Murphy és una escriptora i periodista de Vancouver, Columbia Britanica. La seva pàgina web és Feminist Current.

“Los pornógrafos llevan mucho tiempo defendiendo como “libre expresión” los productos y prácticas de su extremadamente lucrativa industria, incluso cuando éstos sexualizan el poder y la violencia de los hombres contra las mujeres. De modo parecido, quienes defienden la prostitución, a la que estratégicamente llaman “trabajo sexual”, plantean el movimiento a favor su legalización y normalización como liberador.

Pero estos grupos solo apoyan la libre expresión y las libertades en la medida en que sirven a sus intereses. Aquellos que se manifiestan contra la industria del sexo están excluidos de su versión de “libertad”.

Tuvimos pruebas de ello en marzo, cuando varios lobbies de la prostitución amenazaron con boicotear una conferencia en Vancouver, Columbia Británica, que iba a contar con la presencia de Chris Hedges, destacado periodista y columnista de Truthdig, como ponente principal. Estos grupos de presión intentaron impedir su participación por haber escrito un artículo en el que definía la prostitución como “la quintaesencia del capitalismo global”, y lo habrían conseguido si no hubiera sido por la respuesta apasionada de grupos locales de mujeres.

Las campañas de desprestigio contra las feministas y sus aliados que se atreven a decir la verdad sobre el poder y la violencia de los hombres no son algo nuevo. En los años noventa los pornógrafos lanzaron una campaña contra la profesora Catharine MacKinnon y la feminista Andrea Dworkin comparándolas con los nazis y acusándolas de suprimir la libre expresión cuando, en realidad, la ordenanza anti-pornografía que ellas habían redactado en Minneapolis en 1983 – definiendo la pornografía como una violación de los derechos civiles de las mujeres– no fue un intento de censurar la libre expresión sino de abordar el daño causado a las mujeres por la industria de la pornografía.

Continua llegint

“Largo combate contra la explotación sexual – Perspectivas históricas sobre el modelo nórdico” de Aïssata Maïga

8 jul.

Traducción: Maura Lopez de Traductoras para la abolición de la prostitución

La versión original de este texto fue publicada en “Chronique Féministe” 115 (enero/junio 2015). Gracias al equipo por la autorización.

Aïssata Maïga es analista y coordinadora del Projecto en el Instituto por la Seguridad y Politicas de Desarrollo. Ha trabajado anteriormente cinco años en Interpol en asuntos de crimen organizado, trata de seres humanos, corrupción, lavado de dinero y tráficos diversos.

“Ninguna elección política aparece en un vacío ideológico.

El Modelo Nórdico, una legislación que sanciona al comprador de sexo y descriminaliza a la mujer prostituida, apareció en Suecia en 1999 antes de ser adoptada por Noruega (2009), Islandia (2009), Canadá (2014) Irlanda del Norte (2014). Implementada hace 15 años en el país de origen ha demostrado ser eficaz para luchar contra el sistema prostitucional y reducir el trafico de seres humanos. Surgida en un contexto de luchas feministas de gran importancia, ha demostrado su correcto fundamento teórico y su eficacia en el terreno. Finalmente se concentra en los hombres para disuadir y ayudar.    

1. Contexto político y social

1.1 Fin de siglo XIX y principios de siglo XX.

A finales del siglo XIX, el sistema predominante en Europa era « el drenaje seminal », tal como había sido definido por el médico higienista Parent-Duchâtelet. Este forma parte de una larga tradición medieval (San Agustín) que define la prostitución como el baño de una casa, ” porque sin ella toda la casa tendría mal olor” [1] . La prostitución entendida como el sistema de evacuación de la violencia y las pulsiones masculinas, protegería a las mujeres “decentes” y mantendría la moral colectiva y la cohesión social. Las mujeres prostituidas -bajo de pena de prisión – eran fichadas, sometidas a controles ginecológicos y estrictas reglas para impedir que se mezclaran con la población para no ser confundidas de ninguna manera con las mujeres honestas. Antes del comienzo del siglo XX [2], parece evidente que la reglamentación europea facilita el comercio mundial de esclavos para la explotación sexual. Las mujeres y niños de clases pobres son manipulados, encarcelados y exportados a países europeos, a los Estados Unidos, México, Medio Oriente. Los movimientos abolicionistas se organizan en un clima de liberación y obtención de derechos civiles para las mujeres (trabajo, voto, derecho de propiedad) lo que les permite participar en la arena política. Suecia y Holanda comprenden el fracaso estrepitoso de la reglamentación de la prostitución y la suprimen (respectivamente en 1918 y 1910). A nivel europeo, la Sociedad de las Naciones establece por primera vez un vínculo claro entre la legalización de la prostitución y la explotación criminal de mujeres y niños en 1904 [3]. La Convención para la Represión de la Trata de Personas y la Explotación de la Prostitución Ajena, cuya redacción comienza en 1927 y termina en 1949, en el clima de optimismo posterior a la la Segunda Guerra Mundial, momento en el cual el fin de todas las injusticias parece posible.

5833014_orig La Convención para la represión de la trata de personas y la explotación de la prostitución ajena [4] es, por lo tanto, el resultado de las campañas abolicionistas llevadas adelante desde el siglo XIX. En su preámbulo considera que « la prostitución y el daño que produce, a saber, la trata de personas para prostitución, son incompatibles con la dignidad humana […] y ponen en peligro el bienestar del individuo […] ». Establece la prohibición de toda forma de fichaje, de proxenetismo y de burdeles – inclusive si la mujer prostituida da su consentimiento -, la obligación de crear medidas de protección y reinserción, en particular para las víctimas de trata. También establece la protección de las migrantes, en particular de mujeres y niños, tanto en los lugares de llegada o partida como en el curso del trayecto, medidas para que se ejerza vigilancia en estaciones de tren, aeropuertos, puertos marítimos para impedir el tráfico de seres humanos, así como la información al publico de los peligros de la trata.

Continua llegint

Fabricació Artesanal de Criatures, S.A. – Krme Freixa

12 maig

Un article important de Krme Freixa, 08/05/2015.

Castella
Català

“La societat en la qual vivim és molt donada a buscar eufemismes per a aquelles qüestions que nomenades, com el que són, provocarien que la consciència de la ciutadania es despertés i posés fi a pràctiques que augmenten les desigualtats en una societat sense equitat ni paritat.

Eufemismes com a maternitat subrogada, gestació subrogada, o gestació per substitució fa que es difumini la realitat del que s’està comercialitzant: criatures i cossos de dones.

Continua llegint

Legalizar la prostitución

16 abr.

Excel·lent article de Victòria Camps (filòsofa), publicat originalment a El País, 14/04/2015.

“La experiencia de los doce países que la han regulado no es positiva. Le ley debe proteger al 80% que son prostitutas forzosas.”

“La propuesta de legislar la prostitución aparece y desaparece cada cierto tiempo sin que nunca llegue a producirse un debate en profundidad sobre el asunto. Hace unos meses, la Organización de Inspectores de Hacienda del Estado planteaba regular la prostitución con el fin de “luchar contra sus efectos adversos y aumentar los ingresos públicos”, gracias a que, de legalizarse la prostitución, se produciría un aumento considerable de cotizantes de la Seguridad Social.

Hace unas semanas, un juez de Barcelona dictó una sentencia en la que condenaba al empresario de un prostíbulo a hacer contratos laborales a las mujeres que trabajaban en su local. Aducía que las mujeres que libremente ejercen la prostitución tienen derecho a una relación laboral normal. Al mismo tiempo, este periódico ha informado de la reciente creación del primer lobby formado por varias asociaciones de prostitutas que reivindan sus derechos como “trabajadoras sexuales”. La presidenta del mismo se presentaba así: “Todas las mujeres que ejercemos sexo de pago lo hacemos libre y voluntariamente porque, si no, no es prostitución, es esclavitud”.

El debate no es sencillo. Esgrimir el argumento de que la prostitución es la forma de explotación más antigua, que ha existido siempre y no dejará de existir, es el pretexto cómodo para no hacer nada y permanecer en la situación de alegalidad en que nos encontramos. Una situación que ni protege jurídicamente a las prostitutas ni consigue que la prostitución disminuya. Es el argumento derivado de la pereza de enfrentarse a una cuestión complicada.

Frente a él, los partidarios de legalizar la prostitución se unen en una defensa a ultranza de la libertad individual. En nombre de la libertad y en contra de un moralismo puritano, se pronuncian a favor de una aceptación abierta de la prostitución, que elimine la calle y el burdel. Ahora que las campañas electorales que se avecinan alientan el apoyo a todas las causas susceptibles de ser rentables en votos, tanto la CUP como la plataforma Barcelona en Comú han manifestado su apoyo a la propuesta de legalización de las trabajadoras sexuales.

La propuesta de regular la prostitución quiere justificarse en nombre de la libertad, y no discuto que existan algunas mujeres que ejercen la prostitución voluntariamente. Pero son una minoría insignificante. Los datos dicen que más del 80% de las prostitutas están ligadas a mafias que las traen de países de la Europa del Este y del Tercer Mundo. Hablar de libertad en estos casos es una broma. Prostituirse tiene un significado unívoco: es esclavizarse. No pongo en duda que existan mujeres que pueden permitirse el lujo de considerar que lo que hacen no es prostitución, sino un trabajo como cualquier otro. Pero la legislación no debe mirar a esa pequeña minoría de mujeres que se autodenominan libres, sino a la gran mayoría que no vacilaría en reconocer que vende su cuerpo porque es lo más lucrativo que tiene a su alcance. La ley es, efectivamente, para todos, pero su objetivo primordial, en una sociedad que aspira a la justicia social, es proteger a los más desfavorecidos.

Si aparcamos los principios y nos fijamos en los resultados obtenidos allí donde la prostitución está legalizada, no encontramos datos demasiado convincentes para copiar sus leyes. En Europa, la prostitución está legalizada en 12 países y, en ninguno de ellos, parece que la experiencia haya sido muy positiva para reducir ni la prostitución ni la actividad de las mafias. Caso distinto es el de Suecia, que optó por prohibirla y criminalizar a las mafias y a los clientes. De esta forma, y si las cifras no mienten, ha logrado que la prostitución bajara de un 30% a un 50%.

Dirán las prostitutas libres que con qué derecho una sociedad que se proclama liberal interfiere en las vidas de las personas, condena la prostitución y la considera un trabajo indigno. La respuesta es que, en efecto, es una actividad degradante para todas las mujeres que no entienden que el ejercicio de la prostitución afiance sus derechos como individuos libres, sino todo lo contrario, y esas son desgraciadamente las que más abundan.

La discrepancia de puntos de vista al respecto nos sitúa ante una de las paradojas del liberalismo. La paradoja que consiste en colocar en un pedestal la libertad de los individuos sin atender a las condiciones imprescindibles para que la libertad no sea un derecho sólo formal, sino que cuente con la base material imprescindible para poder ejercerlo.

Por otra parte, nos cansamos de decir que también la libertad debe tener límites, pero nunca lo ratificamos en la práctica. Hace unos días, la Asamblea Nacional francesa aprobaba considerar delito la incitación a la delgadez extrema prohibiendo a las agencias de modelos contratar a jóvenes exageradamente delgadas. Cuando uno puede elegir, es libre de hacerse daño a sí mismo, pero lo primero es conseguir que la libertad de elegir sea real, poder comparar entre distintas formas de vida y escoger la preferida. Cuando deje de haber prostitutas obligadas a serlo, podremos discutir si nos parece aceptable sustituir la palabra prostitución por la de trabajadoras sexuales.”

Victoria Camps es profesora emérita de la UAB

Continua llegint