Sobre pornògrafs, proxenetes i puteros a Barcelona

31 oct.

Publicat a La Directa (25.10.2016)

Glòria Casas Vila és activista feminista (@glorinsurgent)

Políticament la sexualitat és important perquè legitima l’ordre establert en el pla més íntim.

web_doctormo-put-rubbish-in-bin-signsRepresentants més rancis del masclisme violent, convocats per una xarxa de prostíbuls, han estat de festa a Barcelona a principis de mes. El nostre ajuntament “feminista i d’esquerres” els ha deixat celebrar la seva misogínia al pavelló olímpic de la Vall d’Hebron. Quan al febrer el líder dels Return of Kings va convocar a Barcelona una trobada explícitament masclista (com els del saló “eròtic”, sic), el govern municipal va reaccionar ràpidament anunciant que intentaria evitar la trobada que, finalment, gràcies a la pressió de grups feministes, es va anul·lar. L’acció feminista va impedir també que el pretès “formador en seducció”, Álvaro Reyes, fes els seus cursos d’apologia de la violència masclista. Tots ells han estat justament criticats i boicotejats. Però ambdós són simples portaveus del mateix missatge misogin del negoci de l’explotació sexual que és la indústria del porno. Per què sols critiquem uns individus i no pas el sistema sencer?

Return of Kings, Álvaro Reyes … han estat justament boicotejats per la seva apologia de la violència masclista, a diferència de la indústria pornogràfica mainstream

Ja fa anys que masclistes mafiosos de tota mena celebren aquest saló del porno. Fa tres anys hi va guanyar un premi de reconeixement “a la seva carrera” Ignacio Allende, àlies “Torbe”, imputat i empresonat des d’abril per delictes d’agressió sexual, corrupció de menors, tràfic de persones, blanqueig de capitals i frau fiscal. És difícil oblidar els testimonis de vàries actrius de la seva productora, algunes vingudes enganyades d’Ucraïna, participant horroritzades de bukkakes amb més d’un centenar d’homes: “volien que les noies ho passessin malament, que tinguessin cara de patiment, que ploressinexplicava una de les ex-actrius.

El 2007, el Comando SCUM Barcelona van anar al saló del porno, que llavors era a la Farga de l’Hospitalet, per a fer-hi pintades i punxar-hi les rodes dels cotxes dels assistents. Deien:

Scum no podia romandre impassible davant tal desplegament de fets ignominiosos i humiliants per a la dignitat de les dones, davant tal abundància de propaganda sexista que ofereix als mascles ansiosos de carnassa la possibilitat de creure que, mirin on mirin, sempre hi haurà una dona convertida en objecte per al seu gaudi

Per què, quasi deu anys més tard, en un context amb molts més grups feministes arreu del país, la crítica col·lectiva és tan absent? Què ha passat durant aquests anys? On estan les accions, els cartells, la ràbia contra una festa macabra de la nostra cosificació sexual, on som reduïdes a ser tractades com a orificis, on la nostra deshumanització és al centre de l’espectacle? Trobo estrany aquest silenci de la majoria de grups feministes -i d’aliats profeministes-, i el contrast és més agut si tenim en compte com les agressions sexuals havien estat a l’ordre del dia informatiu sense pausa en les setmanes prèvies. Una actualitat informativa davant la qual fins i tot homes normalment silenciosos sobre el tema es posicionaven públicament demanant una reacció masculina. I per què ara no? La violència sexual no té res a veure amb la pornografia? No té res a veure amb el nucli dur del negoci dels que es troben a aquest saló del porno?

Continua llegint

Anuncis

Premio Gold Clio para la campaña “Girls of Paradise”

25 set.

del Mouvement Du Nid, que enfatiza la responsabilidad de los compradores de sexo en el fomento de la trata sexual

arton1443-80c63

Nota de prensa:

“Girls of Paradise” es una web de “chicas de compañía” (escorts) que anuncia mujeres reales, pero cuando los clientes llaman o charlan en línea para organizar una reunión, se les informa que las mujeres habían sido asesinadas por sus proxenetas y los compradores de sexo.

“Girls of Paradise”, una página web falsa que anunciaba chicas de compañía reales que habían sido asesinadas o gravemente heridas por los compradores de sexo y sus proxenetas, es una campaña conjunta del Mouvement du Nid, miembro de CAP International y organización francesa de primera línea que ofrece servicios directos a las personas prostituidas, y la agencia líder de publicidad McCann Paris.

Grégoire Théry, director ejecutivo de CAP International, dijo: “La web falsa ha obligado a los compradores de sexo a enfrentarse a la epidemia de violencia subyacente al tráfico sexual, que se mantiene en la sombra de lo que para ellos es una experiencia ‘amigable’”.

El vídeo del estudio de caso esboza el proyecto y subraya el papel de los compradores de sexo y los sitios web en la perpetuación y la facilitación de la violencia que se esconde a la vista, mientras el tráfico sexual se mueve online.

Continua llegint

Manuel Valls: retrat d’un polític esdevingut agent de guerra civil

29 ag.

Original AQUÍ. Traducció al català: Dones d’Enllaç

Dissabte, 27 d’agost de 2016

A la demanda de la LDH (Ligue des Droits de l’Homme) i el CCIF (Collectif Contre l’Islamophobie en France), el Consell d’Estat acaba de suspendre els decrets municipals de prohibició del burquini, adoptats per una trentena d’ajuntaments (majoritàriament LR, però també del FN i del PS). Concretament, el Consell ha considerat que “el decret en qüestió (…) suposa un perjudici greu i manifestament il·legal contra llibertats fonamentals, com ara la llibertat de circulació, la llibertat de consciència i la llibertat personal”. Ens equivocaríem, però, si penséssim que aquesta resolució posa fi a l’ofensiva racista en curs – ofensiva vinculada a un front polític que va des del govern fins al FN, passant per LR (Les Républicains).

L’ofensiva islamòfoba continuarà

El Primer Ministre, Manuel Valls, ha reaccionat immediatament. Com és sabut, Valls havia donat suport als alcaldes en qüestió. Només conèixer la decisió del Consell d’Estat, ha declarat que aquesta resolució “no tancava el debat”, precisant que “denunciar el burquini no suposa de cap manera qüestionar cap llibertat individual. No hi ha cap llibertat que reclogui les dones! Es tracta de denunciar un islamisme mortífer i retrògrad”. Què ens anuncia Valls amb aquestes declaracions? No és que Valls estigui mogut per un interès particular pel que fa als drets de les dones; què ha fet contra les violències de què són objecte o contra les discriminacions sexistes estructurals? Aquesta declaració significa que la batalla no s’ha acabat ni de bon tros. I que, a més a més, no es decidirà en un àmbit jurídic. Com ja va succeir en els anys 1990 i 2000, s’ha desfermat una ofensiva ideològica i política amb un clar objectiu: accelerar el procés d’estigmatització, discriminació i segregació de milions de musulmanes i musulmans que viuen a França.

La decisió del Consell d’Estat constitueix una victòria, però parcial: no anul·la les lleis i circulars islamòfobes adoptades en el decurs dels últims quinze anys; només es tracta d’una aturada provisional. Cal recordar que l’any 1994, el Consell d’Estat havia invalidat el reglament intern d’un institut que pretenia prohibir els signes religiosos en el si de l’establiment. Alhora, anul·lava una sentència del tribunal administratiu de Nantes, impedint així que nombrosos estudiants fossin exclosos de les escoles. Uns anys abans, el mateix Consell d’Estat havia precisat: “En el si dels establiments escolars, el fet que els alumnes portin senyals amb què manifesten la seva pertinença a una determinada confessió religiosa no és en si mateix incompatible amb el principi de laïcitat, en la mesura que constitueix un exercici d’expressió i de manifestació de creences religioses”.

Continua llegint

Soy abolicionista, luego soy calumniadora, cruel, paternalista, manipuladora y etc., etc…

18 maig

IMG_3073-225x300Pilar Aguilar Carrasco

Publicado originalmente en Pikara Magazine (16.05.2016)

“Pikara ha publicado una carta abierta escrita por “Prostitutas indignadas y dirigida a las abolicionistas.

La carta es, de hecho, una acusación feroz contra quienes militamos por la abolición.

Algunas de las acusaciones que nos hacen dan casi risa: por ejemplo, se nos acusa de ser blancas (¿de dónde han sacado, primero el censo y, después, la foto de las abolicionistas, para saber de qué color somos?).

Se nos acusa de ser cultas (¡!). Y digo lo mismo: ¿han analizado nuestro currículo? ¿Ignoran que Cristina Garaizabal, alma mater de Hetaira, estudió psicología? ¿Cuál es el baremo por el que deciden que, por ejemplo, yo, abolicionista, soy más culta que Empar Pineda, regulacionista, si ambas estudiamos Filología?

Se nos acusa de negociar (se nos acusa a todas las abolicionistas, como si fuésemos un bloque) “con partidos responsables de las políticas de precariedad neoliberal, de la corrupción institucional y del modelo turístico que ha arrasado a Barcelona”. Se sobreentiende, pues, que ellas abogan por que a los “clientes”, además de fijar la cantidad de dinero y la manera en la que se las van a follar, se les exija una declaración jurada de fe anticapitalista y una copia del censo de la ciudad que certifique que viven en ella y no alientan ese modelo turístico.

Me conmueve que las autoras de la carta se opongan al neoliberalismo. Comparto esa posición ideológica pero yo lo hago extensivo a todo. Tampoco quiero que nuestro cuerpo sea objeto de compraventa. O sea, no apruebo el libre mercado con el cuerpo de las mujeres.

Se nos acusa de pactar “con quienes persiguieron a las mujeres que ejercen en la vía pública y regularon los locales de alterne dando vía libre a las ganancias de sus amigos empresarios de la industria del sexo”. Creo que las autoras de la carta no han entendido que abolición es ABOLICIÓN. Yo, por mi parte, confieso que no entiendo si lo que las “prostitutas indignadas” (que ¿quiénes son? su pág. web no me saca de dudas) propugnan es que se cierren los clubs y solo se pueda ejercer en la calle.

Otras acusaciones dan menos risa. Así, a mí no me da ninguna que nos acusen de ser violentas hacia ellas.

En la carta se dice textualmente: “A través de vuestros [los de las abolicionistas] constantes insultos, de vuestras calumnias, de vuestra violencia. Desde hace años, cargamos con vuestra rabia, en las últimas semanas con mayor fuerza e impunidad”.

Y sigue:

“Nos despreciáis llamándonos “carne”, nos acusáis de ser delincuentes, nos convertís en objetos en lugar de reconocernos como sujetos de derecho y reproducís estigma sobre todas las mujeres”.

O sea, soy yo quien las considera “carne”, no el tipo que por 20€ les mete sus genitales por donde quiera. Y, si la prostitución se legalizara ¿el estigma desaparecería? 14 años después de su legalización, no es lo que ha ocurrido en Alemania… Debe ser que los alemanes son raros.

En resumen, toda la carta es una acusación tras otra sobre supuestas barbaries y atropellos que les infligimos las abolicionistas. Y lo más sorprendente: lanzan tan gravísimas acusaciones sin aportar ninguna prueba. Sin decir: en tal publicación, en tal escrito, en tal declaración se lee textualmente tal o cual cosa (con cita literal, por favor).

Ya me parece excesivo que hagan de las abolicionistas un bloque monolítico pero, en cualquier caso, deberían señalar qué feminista reconocida como tal (no me vale su vecina ni el cura de su parroquia) las ha insultado y de qué forma.

Por ahora, lo que tenemos es simplemente un delirio agresivo sin prueba alguna, un ataque brutal contra nosotras, las feministas abolicionistas. Y eso que Pikara señala “Exprésate con libertad, pero con respeto”…

Y como ellas (vuelvo a preguntar ¿quiénes? ¿cuántas?) dicen que no entran en argumentos (aunque sí lo hacen, por supuesto) yo tampoco entro. Solo diré que no creo que la mayoría de las mujeres prostituidas sean vocacionales. No, no lo creo pero, en cualquier caso, no tengo nada en contra de ellas. No pido que se las sancione. Pido que se multe y sancione al que compre actos sexuales (por llamarlo de alguna manera).

Esto es como el tema del maltrato: las mujeres maltratadas viven (hasta que dejan de hacerlo) “voluntariamente” con su maltratador y yo no pido que se les prohíba, pido que a los maltratadores se les mande a la cárcel.

También es una muestra de mala fe que las autoras o autores del texto aseguren: “no tenemos cargos de poder ni amigas poderosas” (contrariamente, según parece, a las abolicionistas). Vaya, como si los partidarios de la prostitución no tuvieran poder (qué raro, entonces, que la prostitución esté floreciendo desde hace miles de años), y como si los puteros, dueños de burdeles y otros beneficiarios de un negocio que mueve miles de millones no fueran “amigos poderosos”…”

Continua llegint

La nueva política y el entusiasmo neoliberal por la emprendiduría prostituyente

11 abr.

Article de  publicat originalment a Publicoscopia (2 abril 2016).

“Parece que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona está trabajando para proteger los derechos de las mujeres que ejercen la prostitución por voluntad propia y por regular el ejercicio de la misma hasta aquel punto en el que el consistorio tenga competencias. Este hecho ha ocasionado un movimiento de reacción en contra protagonizado por cuatro alcaldesas del área metropolitana y de diversas entidades feministas, con un cierto liderazgo del Movimiento Democrático de Mujeres (MDM).

Y ha sido la pugna política la que ha provocado que el debate sobre la prostitución y las posiciones enfrentadas en torno a su regulación, salte a los medios en un intercambio de acusaciones por el uso partidista de la cuestión. Y probablemente una parte de esas acusaciones sean ciertas, pues en esto también consiste una parte del ejercicio político, tanto de la nueva como de la vieja política: en defender las propias convicciones y utilizar los medios al alcance para difundirlas, con la pretensión de conseguir una parcela de hegemonía sobre las ideas contrarias por el simple hecho de creer que las propias son mejores y más convenientes para la sociedad en su conjunto. O porque son las que uno defiende como ideario del partido al que pertenece. Es importante recordar que los partidos representan ideologías y que éstas condicionan su mirada de la realidad. Y que también este hecho les legitima a defenderlas por peregrinas que resulten. Por lo tanto, bienvenido el debate.

Continua llegint

A Cristina Pedroche: La ignorancia es muy osada

9 abr.

per Montserrat Fernández-Garrido

Advocada, mediadora familiar, professora Master de Dret UB

Militant feminista

Version française ICI.

“Leer la entrevista que publicó su diario el pasado domingo con Cristina Pedroche hace revolverse a muchas muertas en el cementerio.
Decir que “debemos olvidarnos del machismo y del feminismo porque son una tontería” es no tener ni idea de lo que se habla. Y la chica lo hace con desparpajo, con esa soberbia de quien siendo joven, popular y guapa, tiene muchos seguidores, pero ignorando todo lo que desconoce.
14593483785622
El machismo mata y maltrata y discrimina y explota e impone. Y el feminismo no es una cara de la misma moneda, sino que es una filosofía liberadora y una lucha en favor de hombres y de mujeres.
El feminismo lucha por una sociedad mejor, donde haya igualdad en la dignidad y en derechos iguales ante situaciones iguales: que las mujeres tuvieran derecho al voto y a ser elegidas, derecho a estudiar en la universidad o a ser jueces o presidentas, no tener que pedir permiso del padre o del marido para abrir una cuenta corriente, tener pasaporte o poner un negocio, tener derecho a la herencia, disponer de la potestad de los hijos junto con el padre de los mismos, poder divorciarse, no ser metidas en prisión o quitarles los hijos por sospechas de adulterio mientras los hombres podían tener amantes, tener derecho a los anticonceptivos para no abortar y aborto en condiciones médicas para no morir, no sufrir discriminación por tener una u otra tendencia sexual, no cobrar menos por trabajos de igual valor… Esa ha sido la lucha, de la que también se ha beneficiado Cristina.

Continua llegint

«Las putas también son mujeres»… Y las mujeres, ¿prostituibles?

3 abr.

«Las putas también son mujeres»… Y las mujeres, ¿prostituibles?

«Las putas también son mujeres». He aquí el eslogan «rompedor» bajo el cual se han publicado estos días artículos y manifiestos a favor de la regularización de la prostitución. Cabe pensar que los autores o autoras de la frase en cuestión, que reivindican dicha legalización en nombre de los derechos que con ello – supuestamente – obtendrían las mujeres en situación de prostitución, pretenden subrayar que, como mujeres que son, deberían disfrutar de las mismas opciones que el resto de la ciudadanía. Sin duda. Pero la formulación tiene trampa y está cargada de veneno. Justamente en lo concerniente a las mujeres y a sus derechos.

«Puta» es quizás la más genuina de las construcciones patriarcales. La prostitución nunca ha sido un oficio de mujeres, sino ante todo un comercio entre hombres. Ninguna mujer nace «puta». Hay hombres que, a través de distintos mecanismos, transforman mujeres en «putas» y las ponen a disposición de los caprichos sexuales de otros hombres. El mismo vocablo «puta», asociado en el imaginario masculino a una sulfurosa mezcla de lascivia y depravación moral, tiene como función desdibujar el papel determinante de los hombres en la prostitución, descargando sobre las espaldas de las mujeres prostituidas la responsabilidad de su propia suerte. Así pues, «puta», lejos de señalar una «profesión», designa fundamentalmente una identidad: una singular identidad de mujer… construida por los hombres.

Y esa identidad se convierte en una prisión degradante. Una cárcel inmaterial, pero de muros insalvables. Por eso resulta una pésima estrategia de emancipación hacer de semejante insulto una bandera («todas somos putas»), trampa en la que caen algunos sectores feministas. Lejos de conmover los cimientos de las relaciones patriarcales, ese «grito transgresor» no hace sino confortar el espacio simbólico de la dominación machista. Más aún. Resulta perfectamente comprensible que haya mujeres en situación de prostitución que reivindiquen su condición de «puta». Pero, por nuestra parte, no tenemos derecho a ignorar el dolor y el llamamiento a la solidaridad que esconde esa actitud; no podemos dejar de ver en ella un gesto elemental de supervivencia en medio de la realidad devastadora de la prostitución. Las mujeres que han logrado escapar de ese mundo – fervientes abolicionistas que se llaman a si mismas «supervivientes» – explican con todo detalle la mecánica de la disociación y de la auto-negación, necesarias para soportar lo insoportable.

Continua llegint