Comunicat de la Plataforma respecte la moció del PSC sobre la prostitució a Barcelona

27 juny

El debat sobre la prostitució i la tracta ha tornat a obrir-se amb força. A nivell de l’Estat, IU i PSOE presenten iniciatives legislatives i propostes destinades a protegir els drets de les dones des d’una òptica feminista i abolicionista de la prostitució. Ens en felicitem, perquè responen a una problemàtica punyent al nostre país, lloc de trànsit i destí de la tracta internacional amb finalitats d’explotació sexual i capdavanter pel que fa al consum de prostitució.

Esperem que totes aquestes iniciatives signifiquin un compromís ferm i sostingut amb la dignitat de les dones, més enllà de qualsevol càlcul electoralista.

Tanmateix, ens preocupa el fet que, a Catalunya, tot un ventall de forces progressistes – i, singularment, la dita “nova política” – caigui en el parany de la banalització de la prostitució com a “treball sexual”, donant credibilitat a un discurs proxeneta que silencia el sofriment de milers de dones i nenes sotmeses a explotació i violències.

El PSC acaba d’anunciar que proposarà una ordenança municipal, donant suport a les dones en situació de prostitució i sancionant proxenetes i prostituïdors (“clients”). La nostra Plataforma hi donarà plenament suport, com espai feminista plural, un espai que vol defensar les més oprimides. Es tracta de dignificar les dones, no la prostitució – que constitueix un secular privilegi masculí. I aquesta dignificació de les dones, rebutjant la seva cosificació, passa per unes relacions igualitàries en tots els àmbits, unes polítiques efectives contra la feminització de la pobresa i contra el “turisme sexual” de la “marca Barcelona”.

Aquesta moció no és una mesura prohibicionista perquè rebutja les sancions a les persones en situació de prostitució. Aquesta iniciativa s’inspira del model nòrdic que centra les polítiques públiques en la figura de l’home que imposa relacions sexuals a través dels diners. Altres iniciatives arreu de l’Estat comencen a definir la prostitució com el què és: no pas una “llibertat sexual” de les dones sino un tipus de violència masclista molt extesa en la nostra societat.

Dgji0YpXUAAr2pQ

Plataforma pel Dret a no ser prostituïdes. Barcelona, 27/6/2018

Anuncis

Presentació del Llibre de Judith Bosch

12 juny

Us hi esperem!

unnamed

Barcelona, capital mundial de la tecnologia, es converteix en la capital mundial dels puters

26 febr.

Wasap y Facebook.jpg

La major fira de tecnologia del món és també la major fira de carn de dona prostituïda del món.

Barcelona es converteix en la capital mundial del mòbil. El Mobile World Congress (MWC) acull cada any prop de 100.000 congressistes. Més del 90% són homes. Un alt percentatge d’aquests homes demandaran dones prostituïdes per satisfer-se o per celebrar els seus èxits de negoci.

Cada any, el nombre de congressistes (101.000 al 2017) augmenta. I també augmenta el nombre de  dones que seran ofertades per cobrir les seves demandes del que anomenen “oci” masculí”. El producte que els hi ofereixen són majoritàriament dones pobres traficades des de l’Est d’Europa.

A l’interior del congrés  el percentatge és 10 d’homes per 1,5 dones.  Això si, les hostesses totes dones, que s’ha d’alegrar la vista de tant mascle productor de riquesa. És la conseqüència desigualtat que hi ha a les empreses dels sector: 10 homes executius per cada dona. Les estadístiques ho demostren.

Un congrés i un negoci de testosterona. Un congrés on es comercia, al mateix temps, amb un altra mercaderia: el cos de les dones. Quantes d’aquestes dones prostituïdes vindran de la mà de les màfies? Segons dades de la Policia Nacional de  2016, 6 de cada 10 dones prostituïdes procedeixen de Romania i representen el 60% de les dones que estan als bordells.

La Marca Barcelona es vincula d’aquesta manera  amb l’oferta de turisme sexual de negoci” i es converteix en  un atractiu més de la ciutat.

La Plataforma Catalana pel Dret a NO SER prostituïdes, inicia la campanya

DIGUEM NO A BARCELONA COM A “DESTINACIÓ DE TURISME SEXUAL”

Volem una ciutat lliure de violències masclistes!

Continua llegint

“Volem un món comú en drets humans” – xerrada Beatriz Ranea – dissabte 11 de novembre

7 nov.

DNaYU13XkAIL2S7Dijous comença el 13è Fòrum contra les Violències de Gènere.

Programa complet del Fòrum aquí.

Més informació aquí.

 

Com cada any la nostra Plataforma hi intervindrà

DISSABTE 11 DE 10h A 12h

amb la xerrada de Beatriz Ranea “Volem un món comú en drets humans”

Parlarem de com combatre l’augment del consum de prostitució per part dels homes, amb l’objectiu d’aconseguir un món més igualitari.

Beatriz Ranea, doctoranda en Sociologia a la Universidad Complutense de Madrid, experta en masculinitat en relació al consum de prostitució.

Aquí dos documents de la conferenciant:

Article publicat a Tribuna Feminista: (Des)centrar el debate sobre prostitución: un putero no nace, se hace

Entrevista a Beatriz Ranea (2014): “Para los jóvenes que consumen prostitución es una manera de proclamar su masculinidad tradicional”

 

Extracte del pròleg del llibre de Kajsa Ekis Ekman “El ser y la mercancía”

6 juny

* Edicions Bellaterra, ja disponible a les vostres llibreries!

¿Qué mundo común queremos y al precio de qué consecuencias?

Glòria Casas Vila [1]

Socióloga y activista feminista,

cofundadora de la Plataforma catalana pel dret a no ser prostituïdes [2]

 

Decir que las mujeres tienen el derecho de venderse
es ocultar que los hombres tienen el derecho de comprarlas
Françoise Héritier, antropóloga francesa

 

ekis

Este libro de la periodista, escritora y activista sueca Kajsa Ekis Ekman nos propone una reflexión crítica, profunda y rigurosa sobre dos industrias de la mercantilización de los cuerpos de las mujeres. Partiendo de premisas feministas y marxistas, Ekman examina tanto la prostitución sexual como la prostitución reproductiva o uterina (los llamados “vientres de alquiler”) como dos instituciones que comercializan y explotan las mujeres. La apropiación y explotación de la sexualidad y la capacidad reproductiva del cuerpo de las mujeres ha sido, y es, uno de los fundamentos de las sociedades patriarcales pero también un frente de lucha histórico del movimiento feminista. El libro presenta un análisis de los argumentos harto semejantes que, bajo un aparente progresismo, sirven para legitimar esta explotación. Estas industrias, nos dice Ekman, son el producto de la intersección del capitalismo (donde los ricos compran a los pobres) y del patriarcado (donde los hombres compran a las mujeres, y las mujeres complacen a hombres), sin olvidar la presencia del racismo y de las relaciones neocoloniales Norte-Sur. Frente a los discursos que presentan estos sistemas como innovadores e inocuos, Ekman nos muestra el daño real que estas estructuras causan a las mujeres implicadas: tanto la prostitución como la maternidad subrogada no son actos anodinos sin consecuencias para la vida y la salud de las mujeres. La autora documenta diversas estrategias de defensa y supervivencia en ambos sistemas, entre las cuáles destaca la disociación, el hecho de tratar de ‘desconectarse’, y el fenómeno de la reificación (cosificación), definido por el teórico marxista Georg Lukács.

En este libro Ekman argumenta cuáles han sido los mecanismos ideológicos que han permitido la aceptación de la idea que la prostitución sería un trabajo cualquiera, “moderno y emancipador”. Si a veces llegamos a escuchar que prostituirse sería un acto feminista[3] (como si fuera un “derecho sexual” de las mujeres), Ekman nos explica aquí cómo y a partir de qué momento los argumentos feministas se han incorporado en el discurso legitimador del consumo de mujeres prostituidas a cambio de dinero . En este libro no solo encontraremos la genealogía y el análisis crítico del discurso pro-trabajo sexual sino también una radiografía concreta de los agentes y actores que conforman este movimiento, más allá de la auto-presentación como sindicatos o grupos de ‘trabajadoras sexuales’. Ekman repasa la historia de la legitimación de la prostitución desde la literatura criminológica y eugenésica del siglo XIX que ya la definían como “el oficio más viejo del mundo” y “un mal necesario”, hasta los discursos post-modernos actuales que reformulan su inevitabilidad social como el “derecho de las mujeres sobre su propio cuerpo”, una opción sexual o un trabajo cualquiera. En una suspensión del análisis crítico de la estrecha relación entre el capitalismo, el patriarcado y el cuerpo de las mujeres, pareciera que la izquierda postmoderna y cierto feminismo han entronizado la ‘libre elección individual’, cuando la prostitución es un sistema que va mucho más allá de decisiones individuales. Al abstraerse de las relaciones de género, clase y raza, esta izquierda postmoderna es incapaz de explicar por qué la mayoría de personas prostituidas son mujeres inmigrantes empobrecidas.

Históricamente, desde la Revolución francesa todo proceso de emancipación social ha venido de la mano de una crítica del sistema prostitucional: pensemos en Louise Michel, líder de la Comuna de Paris, en 1871 (“Se las abruma de vergüenza porque se ha hecho de ellas mujeres prostituidas, como si la vergüenza fuera para las víctimas y no para los asesinos” escribió Michel en sus Memorias) (Guiraud & Gastrein, 2011); o en Alexandra Kolontai, líder bolchevique que abogó por el amor libre y consideraba que “nada reseca tanto el alma como la venta forzada y la compra de caricias. La prostitución extingue el amor en los corazones” (Kolontai, 2015 [1918]: 110); sin olvidar el grupo anarquista español Mujeres Libres que lucharon contra la prostitución considerándola resultado de la explotación económica y sexual, y su proyecto de los ‘liberatorios de prostitución’ durante la Revolución de 1936 (Ackelsberg, 2006 [1991]); o la lucha para dejar de ser el ‘prostíbulo de los Estados Unidos’ durante la Revolución Cubana en 1959, entre otros. Un legado de luchas históricas que ciertas izquierdas parece que quieren olvidar. Una amnesia inexplicable que da pie a que ciertos sectores políticos que se definen como anticapitalistas y feministas, entiendan la prostitución como ‘un derecho de las mujeres’, cuando es principalmente un privilegio patriarcal de los hombres sobre las mujeres.

Con las compañeras de la Plataforma catalana por el Derecho a No ser Prostituidas de Barcelona, tuvimos el placer de conocer a Kajsa Ekis Ekman por primera vez en junio de 2014, cuando la invitamos a la capital catalana para dar varias conferencias sobre la prostitución[4] y para presentar el libro que hoy usted tiene entre sus manos, su primer libro. Originalmente escrito y publicado en sueco (Varat och varan, Leopard Förlag, 2010), en 2014 ya estaba traducido al inglés (Being and being bought. Prostitution, surrogacy and the Split Self, Spinifex Press, 2013) y al francés (L’être et la marchandise. Prostitution, maternité de substitution et dissociation de soi, M Editeur, 2013). Hoy también lo está en alemán (Ware Frau, Orlanda 2016) y por fin en castellano, gracias a la traducción de l@s compañer@s cuban@s del CENESEX (Centro Nacional de Educación Sexual), con revisión de Péter Szil[5]. Este libro ha participado en el cambio de postura de varios partidos y organizaciones: en Suecia contribuyó al actual rechazo de la legalización de ningún tipo de maternidad subrogada (durante un tiempo se debatió la posibilidad de legalizar la maternidad subrogada “altruista”). En Cuba, donde Ekman ha dado varias conferencias, el Instituto CENESEX se muestra ahora muy favorable al modelo nórdico sobre la prostitución; en México, influyó en que la Cámara de Diputados no ratificara los cambios a la Ley General de la Salud para legalizar la gestación subrogada aprobados en el Senado en abril de 2016; el libro contribuyó también que en Suecia el partido de izquierda Vänsterpartiet cambiara de posición y ahora rechace la legalización de los vientres de alquiler.

[…]

[1] Agradezco a la compañera Isabel Benítez Romero su atenta relectura de este prólogo, sus correcciones y sus comentarios que son siempre de gran utilidad.

[2] Plataforma catalana por el derecho a no ser prostituidas. Nuestra página web es https://acciofeminista26n.wordpress.com. Tenemos Facebook y Twitter (@dretanoser).

[3] En Barcelona, por ejemplo, el colectivo de “Prostitutas indignadas” se autoproclaman “putas feministas”.

[4] Ambas disponibles en internet y en la página de la plataforma. Kajsa dio una charla en la FAVB (Federación de Asociaciones de Vecinos y Vecinas de Barcelona) (https://acciofeminista26n.wordpress.com/2014/06/30/xerrada-de-kajsa-ekis-ekman-a-la-favb-16-de-juny-de-2014) y el la UB (Universidad de Barcelona) (https://acciofeminista26n.wordpress.com/2014/06/30/video-de-la-xerrada-de-kajsa-ekis-ekman-a-la-ub-17-de-juny-de-2014).

[5] Szil, psicoterapeuta de origen húngaro, trabaja desde hace tiempo sobre masculinidades. Entre muchas de sus actividades y publicaciones, ha publicado junto con Luís Bonino “Everyday Male Chauvinism. Intimate Partner Violence Which Is Not Called Violence” (2006) y recientemente ha impartido un curso on-line sobre hombres, pornografía y prostitución, en la plataforma virtual del grupo Feminicidio.

“El putero moderno se consiguió una niñera queer” de Kajsa Ekis Ekman*

8 març

Artículo original en inglés (The modern john got himself a queer nanny) en Feminist Current (agosto 2016).

Traducción del colectivo “Mujeres por la Abolición de la prostitución”.

* Periodista, escritora y activista sueca, autora del libro “El Ser y la mercancía. Prostitución, vientres de alquiler y disociación” que será publicado próximamente en castellano.

C5qi3WyWUAAXaWk
“El putero moderno se consiguió una niñera. Pasa algo raro en los debates sobre la prostitución: mientras que la casi todos los que solicitan servicios de índole sexual son hombres, la abrumadora mayoría de los intelectuales que defienden la prostitución son mujeres. Se trata de un fenómeno extraño que, ciertamente, merece que se lo analice por separado.
En teoría, el putero tiene razones de sobra para preocuparse. Está, por primera vez, en el centro de la discusión: los legisladores, cada vez con más frecuencia, los tienen a ellos (o a la “demanda”, para usar un término empleado por las ONG) en la mira y el modelo nórdico ha sido elogiado por el Parlamento Europeo, que reconoce que es el modelo que mejor combate la trata de personas. Además, los movimientos conformados por sobrevivientes de la prostitución crecen día a día en todo el mundo. Las mujeres se animan a alzar la voz, como sucede en Prostitution Narratives: Stories of Survival in the Sex Trade (“Narrativas de la prostitución: historias de supervivencia en el comercio sexual”), un libro de publicación reciente que devela lo que los puteros realmente les hacen a las mujeres en prostitución. Es la primera vez en la historia que tantas mujeres colectivamente revelan lo que pasa en el mundo de la prostitución, un mundo en el que, hasta no hace mucho, un hombre podía hacer casi cualquier cosa con una mujer sin que nadie se enterase. Esos tiempos ya se acabaron: el putero se está volviendo una figura visible. Crece la tensión. ¿Hemos llegado a un punto en la historia en el que a una mujer le tiene que gustar un hombre para que él pueda acostarse con ella?
A pesar de todo esto, al putero no se le conoce la voz. No necesita hablar. Como siempre, cuando un hombre está bajo amenaza, llega una mujer para ayudarlo: a la vanguardia del discurso que intenta presentar a la prostitución como un “trabajo” no está el putero, sino la académica mujer. En cualquier revista, conferencia o evento en el que se esboce una leve crítica al putero, ahí se alzará una académica proprostitución para defenderlo.
¿Quién es esta académica? Ella se denomina una “subversiva”, una “revolucionara” o una “feminista”, incluso. Por esa razón es que el putero la necesita de embajadora: que una mujer como ella defienda la prostitución hace que parezca el epítome de la liberación femenina: un intercambio de bienes por dinero que es justo para ambas partes, una práctica moderna y socialista que además es pro LGBT y queer. Pero, el putero la necesita más que nada porque, cuanto más hable ella, más nos olvidaremos de que él existe.

Continua llegint

Barcelona, capital mundial dels puters

1 març

Comunicat de la Plataforma Catalana pel Dret a No Ser Prostituïdes en motiu de la celebració del Mobile World Congress a la nostra ciutat.

La major fira de tecnologia del món es també la major fira de carn de dona prostituïda del món.

Barcelona es converteix en la capital mundial del mòbil. El Mobile World Congress (MWC) acull cada any prop de 100.000 congressistes. Més del 90% són homes. Un alt percentatge d’aquests homes demanaran dones prostituïdes per satisfer-se o per celebrar els seus èxits de negoci.

Cada any, el nombre de congressistes (101.000 al 2017) augmenta. I també augmenta el nombre de dones que seran ofertades per cobrir les seves demandes del que anomenen “oci masculí”. El producte que els hi ofereixen sónmajoritàriament dones pobres traficades des de l’Est d’Europa.

A l’interior del congrés el percentatge és de 10 d’homes per 1,5 dones. Això sí, les hostesses totes dones, que s’ha d’alegrar la vista de tant mascle productor de riquesa. És la conseqüència de la desigualtat que hi ha a les empreses del sector: 10 homes executius per cada dona. Les estadístiques ho demostren.

Un congrés i un negoci de testosterona. Un congrés on es comercia, al mateix temps, amb una altra mercaderia: el cos de les dones. Quantes d’aquestes dones prostituïdes vindran de la mà de les màfies? Segons dades de la Policia Nacional de 2016, 6 de cada 10 dones prostituïdes procedeixen de Romania i representen el 60% de les dones que estan als bordells.

La marca Barcelona es vincula d’aquesta manera amb l’oferta de “turisme sexual de negoci” i es converteix en un atractiu més de la ciutat.

La Plataforma pel Dret a no ser prostituïdes, inicia la campanya

DIGUEM NO A BARCELONA COM A “DESTINACIÓ DE TURISME SEXUAL”

Volem una ciutat lliure de violències
Volem restablir la consciència social
sobre aquesta “industria en creixement” que comercia el cos de les dones per a turistes i congressistes.
De la mà del “turisme sexual” arriba el tràfic de dones i menors destinats a l’explotació sexual. Un consum massiu, requereix una disposició massiva de productes.

Les “industries del sexe” necessiten producte fresc per un mercat creixent. Aquest mercat prospera allà on lleis, governs i persones deixen de considerar un delicte el consum de cossos de dones o banalitzen l’explotació sexual de gènere.

La tracta i l’explotació d’adolescents, dones i infants pel “turisme sexual”, a càrrec de xarxes de màfies, grups lobbistes i proxenetes, és actualment un delicte que pot deixar de perseguir-se si en nom del lliure comerç i la llibertat de mercat es legalitza aquest “negoci” a Barcelona.

Volem una ciutat on el comerç de dones i menors sigui considerat una activitat comercial respectable? Volem una ciutat on sigui menys difícil el control del tràfic i la tracta de persones? Les dones dels països europeus que tenen aquestes lleis neoliberals ho pateixen i denuncien per acabar amb aquesta xacra.

No podem fer de Barcelona una de les ciutats turístiques on impera el que és considera l’esclavatge del segle XXI: la comercialització del cos de les dones, instal·lada als nostres barris, fires i congressos.

Utilitzar únicament criteris mercantilistes i no del bé comú farà difícil superar la doble moral, patriarcal i masclista, que banalitza la utilització dels cossos de les dones. Dones destinades als honorables congressistes i homes de negocis o als turistes masculins del “low cost”.

Vols això per la teva ciutat?